porque no solo de curvas...

...vive el motero

  • Aumentar fuente
  • Fuente predeterminada
  • Disminuir fuente

Campo petrolifero terrestre (Ayoluengo-Burgos)

E-mail Imprimir
(7 votos, puntuación: 3.86 de 5)

Campo petroliferoIba a ser un yacimiento millonario, con un espectacular oleoducto de Burgos a Bilbao. Pero, al cabo de los años, los vecinos del páramo de la Lora se han encontrado, nunca mejor dicho, su gozo en un pozo. Ésta es la historia de la mini-Texas española.

Un charco negro y viscoso en mitad de un patatal. Así empieza la historia del yacimiento de petróleo más prometedor que ha tenido España. Una bolsa del Jurásico en un páramo de Burgos con un potencial de cien millones de barriles que apenas ha servido para que el cura de Sargentes de la Lora encienda gratis las lamparillas del altar desde los años 60. Un cuento de la lechera que se resiste a recibir el colorín colorado por una mezcla de nostalgia y empecinamiento. Que el precio del barril esté en máximos históricos (76 euros) no quita el sueño a los 14 empleados de la explotación petrolífera más antigua de España y, quizá, la más curiosa del mundo. Da igual que Irán amague con sus delirios nucleares, que la tensión en el Líbano ponga los mercados internacionales al borde de la taquicardia o que los príncipes de Arabia Saudí abran o cierren a su antojo el grifo de sus exportaciones. Nada turba la paz en Valdeajos, la Lora y Ayoluengo, una modesta y raquítica Texas en miniatura made in Spain.

Primero llegaron los ingenieros. Hicieron sus cálculos y prospecciones. La geología invitaba a soñar. ¡Y de qué manera! Un área de 460.000 hectáreas rica en gas natural (un indicio casi inequívoco de que el oro negro estaba cerca). Después acudieron los políticos. Era el año 1963 y el régimen, con don Manuel Fraga como ministro de Información y Turismo, vendió a bombo y platillo la idea de una España energéticamente autosuficiente. La púa más sangrante en la balanza de pagos del país (la factura de la gasolina) saldada de una vez y para siempre. Por último llegaron los periodistas. ¡Paren las rotativas! Los reportajes del NO-DO de la época son de un optimismo tan eufórico que, vistos en la distancia, hacen sonreír. La telefonista del pueblo se las veía y deseaba para dar línea a las llamadas internacionales. La Lora recibió la visita de los entonces príncipes de España, don Juan Carlos y doña Sofía, que se manchó el abrigo con el preciado combustible.

Un consorcio de empresas con Campsa, la compañía estatal, a la cabeza instaló las primeras máquinas de bombeo. Se habló de construir una gran refinería en un campo de girasoles. Y se proyectó un ambicioso y larguísimo oleoducto que conectaría Burgos con el puerto de Bilbao, una obra faraónica para la época, del calibre del transvase Tajo-Segura. Al final bastó con una pequeña tubería de 11 kilómetros de longitud que va desde los pozos hasta la cercana carretera nacional. Ya no está operativa, pero camiones cisterna siguen recogiendo la escasísima producción y la llevan a quemar a un par de industrias, pues el petróleo es de tan mala calidad que estropearía los catalizadores de las refinerías. La única forma de comercializarlo es en bruto y a granel, como combustible para empresas del vidrio en el País Vasco y Cantabria.

Las máquinas extractoras (conocidas como los `caballitos´) siguen cabeceando en el campo burgalés. Y la estampa es engañosamente espectacular. El negocio es modesto, pero con los precios actuales del petróleo da para ir tirando. Se abrieron nuevos pozos a finales de los años 90, hasta completar un total de 53. Una turbina de tres megavatios de potencia para bombear el gas fue desmontada, como se han ido desmontando las desmedidas esperanzas depositadas en el yacimiento. La producción actual, con sólo 11 pozos activos, oscila entre la media docenita de barriles en los días tontos y los 80 en los días buenos. La plantilla está bajo mínimos. Catorce operarios, la mayoría vecinos de la zona, se bastan y se sobran para atender la explotación, que se extiende en un perímetro de siete kilómetros cuadrados. Allí no peregrinan los magnates de la OPEP, sino arqueólogos y paleontólogos atraídos por los 50 dólmenes y menhires desenterrados. La Prehistoria convive con los modernos aerogeneradores del parque eólico. Los municipios de Ayoluengo y Sargentes apenas suman 20 habitantes censados, sin contar los veraneantes.

Cuando tantas expectativas quedan defraudadas, lo que flota en el ambiente es una cierta melancolía, por no decir depresión. Muchos emigraron o residen en otras poblaciones. Y los que se han quedado trabajan como leones (turnos de 12 horas, siete días a la semana). «Es duro, pero no nos importa. Es lo que conocemos, y lo que nos gusta hacer», explica Javier, operador de mantenimiento de 44 años que lleva 11 empleado en el yacimiento. El rostro curtido y la sonrisa en los labios, pese a la inseguridad laboral. No obstante, durante cuatro décadas no ha dejado de extraerse crudo, eso sí, con cuentagotas, a pesar de que las reservas invitaban a tirar cohetes. Además de la paupérrima calidad del petróleo, su distribución en el subsuelo es tan dispersa e irregular que los gastos de logística se disparan y la rentabilidad es mínima.

La propiedad del campo petrolífero ha cambiado de manos varias veces. Primero las empresas se lo disputaban, luego pugnaban por quitárselo de encima. Repsol se lo compró de saldo a la norteamericana Chevron en 1990, con vistas a utilizar las infraestructuras existentes para adiestrar allí a sus técnicos y operarios. El entrenamiento se realizaba en la planta de tratamiento del crudo, donde se separaba el agua y el gas para que funcionasen las bombas de superficie. En 2002, la multinacional española vendió la mayoría de sus acciones a la británica Northern Petroleum, que jugó la baza de encontrar nuevas bolsas de gas. La apuesta le salió rana y nuevamente se repitió la vieja cantinela: de las ilusiones iniciales al desánimo. El año pasado cedió el testigo a la también británica Ascent Production.

El caso es que los pozos nunca han llegado a estar en manos de los trabajadores, pero todos aspiran a jubilarse allí. Uno de ellos es José Luis, mecánico instrumentista que lleva en el yacimiento desde 1967. Otro es Francisco, un soldador que empezó haciendo chapucillas eventuales y ahora hace de todo. Todos son currantes polivalentes. Gente sencilla y sacrificada. Ante la incertidumbre del futuro, el Ayuntamiento de Sargentes de la Lora ha proyectado la creación de un museo del petróleo para atraer turistas. Pero la escasez de infraestructuras es un lastre. Resulta paradójico que la única gasolinera en una zona productora de crudo también haya sido desmantelada no hace mucho tiempo. Hay que desviarse bastantes kilómetros para llenar el depósito del coche. Resisten un pequeño bar, una casa rural y poco más. Mucho silencio y soledad. No hay mal que por bien no venga, y los aficionados a la astronomía se dan cita en unos parajes donde no hay rastro de contaminación lumínica.

Pero la vida sigue en el páramo de la Lora. Los agricultores cultivan una patata de siembra sensacional, aunque la Unión Europea se haya empeñado en orientar la producción hacia el girasol y el cereal, para que no compita con las patatas de otros países socios. Caprichos de la política agraria comunitaria. La naturaleza es espléndida: trigales verdes, genistas amarillas, gamones blancos. Orquídeas y avellanos silvestres. Todo tipo de setas. Roquedales calcáreos de piedra descarnada se asoman al Ebro desde las alturas. Los cañones del valle del río Rudrón producen vértigo. Es tierra de perdices, corzos y jabalíes. Y uno de los últimos feudos en la península Ibérica del lobo. Fuente: (www.xlsemanal.com)


Campo petroliferoBueno pues aqui teneis el único campo petrolifero terrestre que existe en España (o eso dicen). Es bastante curioso ver las maquinas extractoras, las habiamos visto en la tele pero nunca en vivo, estas son mas pequeñas de lo normal y meten un ruido caracteristico. Dicen que el petroleo que sacan es de mala calidad, no se, la verdad es que no hay ni guardas ni nada que vigilen la zona asi que muy bueno no sera. Os recomiendo que lo visiteis ya que es curioso y ademas los paisajes de la zona son espectaculares.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


Panel informativoCoordenadas N 42.75338 W 3.87568 Sitio de la primera foto

 

 

Este es el punto donde se reunirán los directivos para salir por patas cuando se les acabe el petroleo... es broma Riendo 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 



Ver Gabyrulo. Tu web motera de sitios curiosos. en un mapa más grande



Pulsa aqui para descargar las coordenadas en formato TomTom.


Comentarios
Buscar
¡Sólo los usuarios registrados pueden escribir comentarios!

3.26 Copyright (C) 2008 Compojoom.com / Copyright (C) 2007 Alain Georgette / Copyright (C) 2006 Frantisek Hliva. All rights reserved."

Última actualización el Viernes, 24 de Junio de 2011 10:39  

Registrate o ingresa

 

Ultimos post del foro

Re:Saludos desde Madrid
glibilbo 10-04-12 11:37
Saludos desde Madrid
JUANMA_VTEC 08-04-12 16:03
Re:Presentacion
glibilbo 19-07-11 22:11
Presentacion
Miguelon111 19-07-11 16:34
Re:Un saludo desde Simat de la Valldign...
glibilbo 02-05-11 17:02

Buscar en esta Web

Buscar en el mundo

Búsqueda personalizada

Buscar con Google Maps

Si te ha resultado util esta pagina haznos una donacion

Introduce cantidad a donar:


Estadisticas de las visitas

Hoy:Hoy:842
Ayer:Ayer:955
Esta semana:Esta semana:2689
Este mes:Este mes:23843
Total:Total:2287343

Usuarios totales

_MEMBERS_STAT 1606 Registrados
_DATE 9 Hoy
83 Esta semana
290 Este mes
_USERNAME Ultimo: Andrewtdem

En linea

Tenemos 38 invitados conectado(s)

Otras estadisticas

  • Nº de coordenadas publicadas      238
  • Nº de fotos publicadas                   2105
  • Lugares visitados                           238
  • Kms recorridos                               95893

Utilizamos los cookies para mejorar nuestro sitio web y su experiencia al usarlo. Vea nuestra Política de cookies.

Estoy de acuerdo